Crecimiento personal

crecimiento personal 1En nuestro interior guardamos potencialidades humanas (psicológicas y espirituales) que el ritmo de la vida a veces nos dificulta descubrir y disfrutar. La introspección, esa mirada hacia nuestro interior pasado, presente y futuro, ayuda al descubrimiento de esas potencialidades ayudando a aflorarlas hacia el exterior, facilitando el desarrollo personal de la persona. Con el crecimiento personal aumentamos nuestra sensibilidad sobre nuestros sentidos, en el placer y sobre nuestras emociones positivas. Es el actuar y pensar de una forma más creativa, inspirada y adaptada.

La psicoterapia ayuda a desarrollar esa introspección, es un puente al autodescubrimiento. El crecimiento personal es un constante orden dentro del desorden en la búsqueda del equilibrio, de la armonía entre nuestro interior con el exterior. Es el desarrollo de la sensibilidad, la inspiración creativa y la meditación.

El crecimiento personal es como un jardín zen o como un sencillo jardín japonés, donde es fácil encontrar un fluir de sensaciones, de vitalidad y de serenidad que te ayudan a captarr la percepción de la realidad. Es un paseo interno con uno mismo,es nuestra propia obra de arte interna donde el desplazamiento de la mente, de las emociones y del cuerpo te ayudan a encontrar la propia aceptación y admiración de uno mismo. Es un crecer sano y hermoso con nuestra propia belleza interior, con nuestra fuente divina interna.

crecimiento personal 2Una noche, un hombre soñó que caminaba a la orilla del mar con la Fuente divina de todas las cosas y conforme andaban, las escenas de su vida refulgían en el cielo por encima de ellos. La mayor parte del tiempo veía dos grupos de huellas de pasos en la arena para cada escena, pero muchas veces, a lo largo del camino sólo había una par de huellas en los momentos más oscuros y tristes, lo cual hizo que el hombre se sintiera muy turbado. Se volvió a la figura que iba a su lado y le dijo: <<Te busqué y traté de servirte durante todos mis días. Pensé que, a cambio, te preocuparías por mí pero ahora veo que durante los momentos más difíciles de mi vida estuve solo. No comprendo por qué me dejaste cuando más te necesitaba>>. La Divina Inteligencia replicó, << Mi querido amigo, siempre estás en mi corazón y no te abandonaría ni en los tiempos de grandes dificultades. Cuando viste sólo un par de huellas de pasos en la arena, era yo que te llevaba en mis brazos>>.

Mary Stevenson

La Ceremonia del Té

La Ceremonia del Té o Chado se relacionan las cosas pequeñas con el orden cósmico, lo temporal con lo espiritual. La sala del té es una construcción efímera sin ornamentación e inacabada, pues lo imperfecto se debe completarse en la imaginación. La belleza sólo puede descubrirla quien mentalmente completa lo incompleto.

crecimiento personal 3Esta ceremonia, al igual que muchas otras, en las que prima el carácter espiritual de la misma (no olvidemos sus orígenes vinculados a la filosofía Zen) son difíciles de expresar y de comprender con palabras. Hay que practicarla para sentirla. No es una ceremonia vacía, ni una forma refinada de tomar el té, es una forma de purificar el alma, mediante su unión con la naturaleza. Representa la belleza de la simplicidad estudiada y de la armonía con la naturaleza, pero a la vez cargada de un amplio contenido espiritual.

“Es un ritual que los antiguos maestros dicen utilizar para despertarse en el nuevo día…. y cuando la persona lo une con el descubrir de supersonalidad, es una forma de despertarse interiormente para crecer desde ella, para ella y por ella misma”.

La Ceremonia del Té o Chado evolucionó en una “práctica transformativa” caracterizada por la humildad, moderación, simplicidad, naturalidad, profundidad, la imperfección y simples objetos sin adornos enfáticamente asimétricos o imperfectos.

Sen no Rikyu (s. XVI) introdujo la idea de que “es un encuentro, una oportunidad”. Una creencia de que cada encuentro debería ser atesorado ya que no podría volver a repetirse. También estableció los cuatro estándares del chado o “el camino del Té”, que siguen siendo el centro de dicha ceremonia:

  • “WA (Armonía) es el ideal último del ser humano. Es la interacción positiva entre el anfitrión y el invitado o simplemente un encuentro con uno mismo. No es una búsqueda solitaria. La armonía se extiende a la naturaleza y a las cosas tangibles, a los elementos cotidianos y a la propia vida. La verdadera armonía trae la paz”.
  • “KEI (Respeto) es la capacidad de comprender y aceptar a los demás, incluso con los que podemos estar en desacuerdo. Cuando somos amables con los demás y somos capaces de ser humildes podemos recibir respeto. Todos tienen el mismo rango en la sala de té. Es importante tratar todo y a todos con el mismo respeto. El precio de un objeto no debe dictar cómo va a ser tratado. Ofrezca un corazón puro y así podrá alcanzar el verdadero respeto”.
  • “SEI (Pureza) es la capacidad de tratarse a sí mismo y a los demás con un corazón puro y abierto. Ésta es realmente la esencia del entrenamiento en la ceremonia del Té. Con un corazón puro, pueden alcanzarse armonía y respeto. Un corazón puro no es ostentoso sino natural. Es el aspecto del jardín después de que hubiese sido limpiado y unas cuantas hojas de un árbol cayeran sobre el musgo recién lustrado”.
  • “JAKU (Tranquilidad) en la que se alcanza un cierto nivel de desprendimiento. Un/a verdadero/a maestro/a alcanza este nivel más alto y después, poniendo en práctica los ideales de armonía, respeto y pureza, comienza de nuevo con un corazón fresco e iluminado. En este punto pueden hacerse realidad las ilimitadas posibilidades de la vida”.